"El hombre no deja de jugar porque envejece, envejece porque deja de jugar" - George Bernard Shaw

Este texto es un fragmento de “Texas Hold’em Poker”, de José Litvak ¡ATENCIÓN: Pocas copias disponibles de la primera edición!

Para conocer a los oponentes, debemos observar cómo se mueven, cómo dicen lo que dicen, su lenguaje corporal, las expresiones, los gestos, los “tics” y hasta su forma de vestir.

Estos elementos, que se conocen como tells, integran la “comunicación no verbal” y contribuyen para hacerles la “radiografía”.

Los tells ayudan a establecer un patrón de conducta y a adivinar intenciones. Se trata de descubrir, mediante una continua observación consciente, las expresiones típicas de los oponentes, pero también las nuestras. El objetivo es doble: develar los de los demás y encubrir los propios.

Para muchos, este tema tiene más importancia que la que nosotros le otorgamos, y es objeto de muchos estudios y muy enjundiosos, por cierto.

Entre los muchos especialistas, ocupan un lugar predominante: Mike Caro y Joe Navarro.

El "Libro de los Tells de Mike Caro", que forma parte de la Biblioteca PensarPoker y ya está disonible en nuestra tienda pokershoplibros, es anterior al boom del poker, pero aún así contiene mucho material todavía vigente y útil para principiantes.

En cambio, Navarro es un líder mundial de expertos en el campo de la comunicación no verbal.Trabajó más de veinticinco años en el FBI a cargo de interrogatorios. Se dice de él que, por las expresiones corporales, puede leer a la gente como hacerlo con un libro. Navarro trabaja en la actualidad para la Academia de la WSOP Academy y sostiene que una clave para convertirse en una superestrella del póker es tener la capacidad de leer al oponente, incluso a sus pensamientos. Sus enseñanzas pueden leerse en su libro "Read´em and Reap: A Career FBI Agent´s Guide to Decoding Poker Tells” o en sus clases. Una aproximación, para el interesado, puede verse en:

www.youtube.com/watch?v=2Gpb8sr4FZU

Daniel Negreanu reconoce que constantemente busca los “tics” de sus rivales. Para lograrlo, entre otros métodos, es común que les pregunte ¿cuál es tu mano? Y luego comienza a recitar un determinado rango de juegos posibles que él piensa que su rival puede tener, al mismo tiempo
que lo observa y trata de descubrir ese gesto delator cuando menciona la mano correcta.
Para ocultar los tells, habitualmente, se recurre a ardides fáciles, como usar anteojos oscuros, escuchar música, fingirnos ajenos o indiferentes al juego.

Típicos elementos para ocultar tells son anteojos, auriculares, y buzos con capucha, además de bufandas y en los casos más audaces máscaras que cubren el rostro.

Los propios, cuando no sabemos evitarlos y forman un patrón reconocible, son difíciles de disimular ante los buenos jugadores. Lo recomendable es notarlos e intentar despojarnos de ellos o, incluso, inventar falsos.

Por eso, se debe aprender a evaluar cuándo los tells son verdaderos y cuándo no, según el contexto en el que se producen. Mike Caro llama a este tipo de tells "Tells de Actores".

Harrington agrupa los gestos físicos en tres clases:
• Las expresiones faciales.
• Los movimientos de las manos.
• El lenguaje corporal en general.

Considera al movimiento de las manos como el más confiable y revelador:
“La mayoría de los jugadores saben muy bien que deben controlar sus expresiones faciales, pero no siempre le prestan la misma atención a lo que hacen con sus manos (especialmente, al poner fichas en el pozo). Las personas las manipulan de distinta manera: con manos firmes o débilmente, a distintas velocidades.

Las expresiones del rostro y el lenguaje corporal, en general, son más “traicioneros”, por ambiguos. Según los investigadores en este campo, ello es porque desde pequeños estamos "entrenados" para ocultar las emociones.

Cuando queremos ocultar nuestras intenciones, tendemos a comportarnos de una manera opuesta a la que mostraría lo que realmente queremos hacer. Disimular es un instinto muy poderoso. Sin embargo, el enmascaramiento también genera un patrón que puede registrarse. Se puede fingir que se finge, o “fingir que se finge que se finge.”

La capacidad de detectar tells es esencial en partidas de cash en las cuales se junten casi siempre los mismos jugadores. En los torneos, se ve a los rivales con menor frecuencia y, como cada vez hay más competencias y más jugadores, disminuyen las posibilidades de enfrentar (y observar) a los mismos
y de trazar patrones y constantes.

JL

SI TE GUSTO ESTE ARTÍCULO, ¡COMPARTILO!