"El hombre no deja de jugar porque envejece, envejece porque deja de jugar" - George Bernard Shaw

Traducido por Carlos G. Barletta

Incluso en NL Hold’em un par de Ases y un par de Reyes son dos tipos de manos iniciales completamente diferentes. Aún así, probablemente los hayas visto en el mismo montón y definidos como las manos más rentables, para ser jugadas del mismo modo antes del flop.
Muchos profesionales y expertos de Hold’em agrupan al par de Ases y al par de Reyes como las mejores manos iniciales Premium. Y eso es un error.

La verdad

Los reyes no están ni siquiera cerca en rentabilidad a los Ases en Hold’em. Aunque la diferencia es mucho más leve entre los pares adyacentes de valor más bajo, como por ejemplo entre Ochos y Sietes, existe una brecha muy importante entre Ases y Reyes en términos de rentabilidad, cuando estos son jugados correctamente.
De hecho, más allá de lo que pudiste haber oído, en un juego de Hold’em full-handed, solamente hacer un call con Ases cuando eres el primero en actuar, ¡es apenas más rentable que hacer un raise! Esto no siempre es cierto con un par de Reyes (aunque igualar con ellos en posición temprana frecuentemente será la mejor elección, tal como con los Ases). La diferencia surge porque los Ases se pueden jugar de forma más segura engañosamente y pueden atrapar oponentes que podrían hacer el raise por ti. Por ende, más allá de la opción de realizar solo un call con Reyes, yo tiendo a raisear con ellos más a menudo de lo que lo haría con Ases en posiciones tempranas.

Los Reyes reales

Digamos que, extraña pero correctamente, “En la jerarquía del Hold’em, los Ases son Reyes, pero los Reyes no lo son”.

Promediando todas las situaciones, figúrate que los Ases valen alrededor de un 40 por ciento más que los Reyes cuando se juegan a un nivel habilidoso. Esto significa que el par de Ases pertenece a una categoría de manos completamente separada.

MC

SI TE GUSTO ESTE ARTÍCULO, ¡COMPARTILO!