"El hombre no deja de jugar porque envejece, envejece porque deja de jugar" - George Bernard Shaw

por Mike Caro, Traducido por Carlos G. Barletta

El éxito en la vida, se basa en la calidad de tus elecciones. Lo mismo sucede en el poker. No discutiremos el amplio espectro de decisiones envuelto en las tácticas de poker, psicología o motivación. No ahora. En su lugar, nos enfocaremos solo en una categoría de elecciones.

¿Cuál? La elección de tus oponentes. De hecho, este resulta estar entre los caminos más importantes hacia la rentabilidad. Es por ello que hablaremos de esto en la auto-entrevista de hoy.

Pregunta 1: ¿Qué quieres decir con "elegir a tus oponentes"? ¿Cómo se hace eso?

A veces no puedes elegir los oponentes que estarán compitiendo en tu mesa. Si te asignan un asiento en un torneo, por ejemplo, tendrás que aceptar el grupo que se te ha asignado. En un home game, usualmente tendrás una mesa llena con los tipos predeterminados.

Si hay solo un juego que se acerque a los límites que quieras apostar y al tipo de juego que quieras jugar (hold’em, stud, draw, high-low, etc) no tendrás mucho para elegir.

Pregunta 2: Dijiste "no tendrás mucho para elegir", pero lo que quieres decir es que no tienes ninguna elección, ¿verdad?

No, no es así. Lo que no tienes, es la posibilidad de elegir mesa. Pero puedes elegir no jugar. Esta es, tal vez, la elección más pasada por alto habitualmente. De hecho, usualmente deberías elegir no jugar, si los oponentes en ese único juego son superiores a ti.

Pregunta 3: Okey, dijiste que "usualmente" deberías elegir no jugar. ¿No quieres decir "siempre", en realidad?

No, quise decir "usualmente". Esto es por lo que lo dije: Mira, tienes que recordar que en los juegos de poker el personal cambia. Los juegos difíciles tienden a convertirse en débiles con el correr del tiempo, y los juegos débiles tienden a convertirse en difíciles.

Pregunta 4: ¿Cómo es eso?

Esto sucede porque los jugadores fuertes no ven rentabilidad en los juegos duros y se retiran. Otros jugadores habilidosos deciden no sentarse en ese juego y los asientos vacíos, es más probable que se llenen con jugadores débiles. Pero si un juego es débil, los jugadores inferiores quebrarán más rápidamente y abandonarán la mesa. Ellos serán rápidamente reemplazados por jugadores más fuertes, que murmurarán algo como "mmm… ¡delicioso!".

Los juegos de poker, siguen oleadas suficientemente predecibles, una vez que se desbalancean hacia el lado loose o al lado tight. Fluyen de otra manera. Así que, cuando estoy diciendo "usualmente" no deberías elegir jugar en un juego contra muchachos fuertes, eso es lo que quiero implicar. A veces deberías hacerlo, si no hubiera una mejor oportunidad disponible, esperando que mejoren los prospectos de ganancias en el juego malo.

Pregunta 5: Ya lo veo. Pero si eres un jugador superior, ¿realmente necesitas jugar contra oponentes débiles para ganar?

Tal vez. Depende de qué tanta ventaja tengas contra los jugadores específicos de tu mesa. De esa ventaja, debes restar los gastos, como ser alquiler de mesa o rake, propinas al dealer, café, y más. Puede que seas superior a esos oponentes, y aún así no tengas una expectativa positiva. Pero aún si esperaras ganar, podría haber disponible una mejor selección de juegos. A menos que tu ventaja sea significativa, puede no ser lo suficientemente importante como para justificar la elección de esa mesa en particular.

Hay un concepto muy importante aquí: En el poker, la rentabilidad no se produce en concordancia con tu habilidad. Se produce solo en concordancia con la diferencia entre tu habilidad y la que se te opone. Cuanto más importante sea la diferencia a tu favor, más ganancias potenciales tendrás.

Y esto significa que los jugadores fuertes que elijen mesas fuertes pierden. Esto es porque puede que no sean tan buenos como sus oponentes, o porque sus gastos invalidan su ventaja. En contraste, los jugadores con menos habilidad que esos perdedores fuertes a veces ganan durante todas sus vidas. ¿Y por qué sucede esto? Es por sus elecciones. Ellos eligen jugar contra oponentes más débiles que ellos.

Así que, lo que estoy diciendo es que no es la habilidad, es la brecha. Cuando tienes una elección de mesas, debes estar dispuesto a jugar un límite menor al normal si hubiera una mayor brecha en la mesa. Y a veces elegir un juego apenas más alto que lo normal, si la brecha es enorme. También, intenta manejar varias formas de poker, para que puedas elegir una mesa en la que la brecha sea más grande aún.

Tú eliges a tus oponentes. Y para hacer de esa elección la más rentable, persigue la brecha.

Pregunta 6: ¿Algo más?

Sí. la elección de tus oponentes no termina en la selección de la mejor mesa. También puedes seleccionar contra qué oponentes competir una vez sentado en esa mesa. Trata de evitar meterte en grandes confrontaciones con los oponentes más fuertes. Entra en más pozos cuando los oponentes más débiles estén envueltos en ellos.

Así que, he ahí la fórmula secreta. Entrar en las mesas débiles, apuntar en dirección a los oponentes débiles en tu mesa, y siempre, pero siempre, ve a buscar esa brecha.

 

MC

SI TE GUSTO ESTE ARTÍCULO, ¡COMPARTILO!