"El hombre no deja de jugar porque envejece, envejece porque deja de jugar" - George Bernard Shaw

Traducido por Carlos G. Barletta

En juegos de 7 Stud, en esa última carta quieres ser capaz de realizar buenos laydowns en algunas ocasiones. Por supuesto, la mayoría de las veces se supone que vas a efectuar ese call a menos que tengas poderosas razones para no hacerlo, dado que el pozo es usualmente muy grande en comparación con el tamaño de ese call.

Las recompensas sobrepasan los riesgos. Bien, pero si eres de los que se toman al poker en serio, estarás buscando oportunidades para realizar laydowns de calidad. Por sobretodo, estos te ahorrarán dinero. A veces puedes foldear una mano fuerte cuando es obvio que tu oponente debe estar ganándote.

Inspirado

¡Pero espera! En líneas generales no querrás que tus oponentes sepan que has foldeado una mano fuerte, de otra forma, se inspirarán y lanzarán shots contra ti a futuro y te robarán pozos enteros cuando menos lo sospeches. Y esto, por supuesto, se aplica a otras formas de poker, no solamente al Stud.

Por esta razón, rara vez foldeo manos que se vean fuertes en el river, si hablamos de 7 Stud. Si tengo un par de Ases a la vista soy menos proclive a foldear, que si tengo dos Ases pero uno de ellos no está a la vista, sino que está entre mis hole cards (o cartas privadas, o "no a la vista", al igual que en el Hold’em).

Un blanco

Una vez que uno de mis oponentes se da cuenta que estoy realizando laydowns racionales con manos de calidad, me convierto en un blanco. Prefiero tener oponentes que piensen que voy a hacer el call a menos que no tenga nada.

Mi filosofía general de poker, es que quiero competir contra oponentes loose y mansos que me igualan, pero no realizan apuestas en mi contra. No quiero que esos oponentes aprendan un nuevo truco y comiencen a bluffearme inesperadamente, simplemente porque parezco haber foldeado una mano fuerte. Si eso sucede, los oponentes que casi nunca bluffean, comenzarán a bluffear ocasionalmente y llevarte un pozo completo una vez cada tanto (en lugar de no hacerlo jamás).

Call

Si puedo promover su debilidad sin inspirarles a mejorar, a menudo haré call, incluso si va contra las odds. Cuando tengo cartas poderosas a la vista, a menudo voy a hacer ese call, a pesar de cualquier desventaja de ligera a moderada.

MC

SI TE GUSTO ESTE ARTÍCULO, ¡COMPARTILO!