"El hombre no deja de jugar porque envejece, envejece porque deja de jugar" - George Bernard Shaw
Este texto es un fragmento de “Más Sabiduría del Hold’em Poker Para Todos”, de Daniel Negreanu. Próximamente disponible en tu librería de poker favorita. ¡Seguinos en Facebook para enterarte de su fecha de lanzamiento!

Por Daniel Negreanu

Frecuentemente soy consultado sobre estrategias de juego por ju­gadores novatos que esperan recibir respuestas concretas. El poker funciona de una manera muy extraña. Sencillamente hay demasiadas variables para considerar. El mejor enfoque en una situación deter­minada podría ser el peor en otra.

En torneos, no es una mala idea tener un plan desde el comienzo. A diferencia del fútbol americano, sin embargo, no deberías tener planeadas tus primeras quince jugadas del día como hacen muchos entrenadores de la NFL. En todo caso, tu plan debería ser adaptable a los jugadores que te toque enfrentar.

Digamos que entras a un torneo con el siguiente plan: sentarte desde el comienzo y jugar de forma conservadora. Luego, tras un par de niveles, empezar a atacar las ciegas. Este no es un mal plan contra ciertos oponentes. Pero… ¿qué pasa si te encuentras en una mesa donde la mayoría de los jugadores simplemente igualan antes del flop y luego juegan débil postflop? Este tipo de juego requiere de un cambio de planes inmediatamente.

Cuando te enfrentas a malos jugadores como estos al comienzo de un torneo, no deberías intentar evitar jugar situaciones marginales. De hecho, ¡deberías desearlas! Si tus oponentes no raisean preflop y cometen grandes errores después del flop, intenta jugar cada par de cartas que tenga algún valor. La rentabilidad en una mesa como esta puede dejarte bien parado para el resto del torneo.

Ahora analicemos el segundo aspecto del plan: luego de un par de niveles, empezar a atacar las ciegas. Siendo realistas, esto no va a funcionar cuando enfrentes jugadores débiles. Estos juegan dema­siadas manos antes del flop como para que esta estrategia funcione. En otras palabras, usualmente van a igualar antes del flop. Así que olvídate de intentar robar sus ciegas. En cambio, enfócate en jugar bien luego del flop y tomar ventaja de la inexperiencia de tus rivales cuando valga la pena.

Veamos otra situación. Tres jugadores limpean y tienes 8-10 offsuit. Esta claramente no es una mano fuerte; de hecho, es una mano que probablemente nunca jugarías en una mesa dura. Pero debido a que es barato jugarla, mejor intenta ver el flop y conectar una buena mano.

El flop viene 9-7-4. Todos checkean y también lo hacemos nosotros. El turn es una Jota, que nos da la escalera máxima. Si otro jugador tiene una mano como A-J o K-J, puede que consigas todas sus fichas, y todo lo que te costó fue una ciega preflop.

Tal vez, tu plan de entrar al torneo sea uno totalmente diferente, como por ejemplo: tomar el control de la mesa temprano raiseando agresivamente antes del flop, y seguir apostando para forzar a tus oponentes a jugar defensivamente.

Nuevamente, ese no es un mal plan. Pero, ¿qué sucede cuando encuentras otros jugadores en la mesa utilizando exactamente el mismo plan llevado al extremo?

Supongamos que dos o tres jugadores ya están raiseando abierta­mente y arriesgando grandes porcentajes de sus stacks con manos marginales. Tienes una decisión que tomar, ¿vas a la guerra con ellos, o prefieres esperar a que estos oponentes se maten entre ellos para luego recoger los escombros?

Espero que elijas la segunda opción.

Mira, hay un patrón aquí. En el fútbol americano, esto se llama “tomar lo que la defensa te regala”. El poker funciona más o menos parecido. Cuando tus oponentes juegan demasiado agresivo, toma  

ventaja de ellos jugando con paciencia. Al mismo tiempo, cuando tus oponentes jueguen débil, conviértete en el agresor de la mesa y pásales por encima. Adapta tu plan de juego como un camaleón cambia sus colores.

Aprender los fundamentos del poker es crucial, pero nunca olvides que primero que nada es un juego de personas, y luego es un juego matemático.

DN

SI TE GUSTO ESTE ARTÍCULO, ¡COMPARTILO!